Home Relaciones 5 útiles recomendaciones para que las familias reconstituidas puedan consolidarse
0

5 útiles recomendaciones para que las familias reconstituidas puedan consolidarse

5 útiles recomendaciones para que las familias reconstituidas puedan consolidarse
53
0

Cada vez es más común encontrar familias reconstituidas y con esto nos referimos a familias que se integran de hijos provenientes de padres diferentes, dando origen a un nuevo esquema social. Bien sabemos que en el presente existen tantos divorcios como familias reconstituidas, lo que significa un reto social inminente para lo cual muchas familias en proceso de rehacerse junto a otras, no están preparadas en lo absoluto pero, estableciendo roles bien definidos para sus miembros, podrían consolidarse y perdurar en el tiempo. Es por esto que resulta de gran valor mencionar algunas recomendaciones:

  1. Momento de pensar en un nuevo matrimonio. Hay que considerar los retos que implica la decisión de contraer matrimonio o de vivir en pareja con los hijos de la pareja, intentando no afectar el trato con los nuevos integrantes de la familia.
  1. Resolver sentimientos e inquietudes sobre el matrimonio anterior. La nueva relación puede despertar sentimientos negativos y abrir heridas que no cicatrizaron, y esto puede producirse tanto en los adultos como en los niños. Es importante que antes de tomar la decisión de casarse, realicen una terapia psicológica que les permita dejar atrás el pasado y resolver posibles traumas y rencores de la relación anterior.
  1. Definir el rol de crianza y establecer reglas. Al igual que con la primera familia se establecieron actividades para cada integrante, en el caso de una familia reconstituida es indispensable que todos entiendan que existen roles que vienen asumiéndose desde hace tiempo y procurar que estos no sean modificados abruptamente. Pero es muy importante que los hijastros no se sientan atacados o llenos de órdenes que deben acatar. El trato que siembre debe existir es de respeto y cordialidad y en esta medida, lograr que cada integrante cumpla con sus responsabilidades.
  1. Los hijos son prioridad pero la pareja también lo es. Es común que los hijos atraviesen, sobre todo los adolescentes, sensación de abandono, celos y sensibilidad por algunas expresiones de afecto y que en ellos se despierte una repentina competencia cuando ven que el nuevo cónyuge capta la atención de su madre o padre. La nueva pareja debe tener mucho tacto con su trato hacia los hijos adolescentes pero sin perder de vista que la pareja es la cabeza de la familia. En el caso de los niños, ambos cónyuges asumieron su nueva vida con todo lo que eso representa, los hijos de cada uno. Por lo que deben entender que los hijos son prioridad pero la pareja también lo es.
  1. Relación padrastro o madrastra e hijos. La confianza y la familiaridad es una sensación que se obtiene con el tiempo a través de la cercanía y las buenas acciones, por lo que no es recomendable que se intente integrar de inmediato o intentar establecer relación bajo presión con los hijastros, con el tiempo, la respuesta de parte de los niños irá mejorando y el trato de las parejas hacia ellos, se irá dando de manera natural.

Sin duda este es un proceso de aceptación y adaptación de los miembros de una familia reconstituida y puede demorar alrededor de dos años en promedio. Es importante considerar la asistencia de un psicólogo especialista en familias para hacer que ésta sea una experiencia tranquila y saludable.

Fuente: http://www.apa.org/centrodeapoyo/familias.aspx

(53)